Storytelling, es básicamente contar historias, pero en este caso estamos hablamos de historias de empresas, organizaciones, directivos, o en general de historias de marcas. Básicamente, es importante porque estamos biológicamente diseñados para aprender a través de historias.

Los científicos cognitivos han reconocido extensamente la narración como principio básico de la organización de la memoria. Según el Dr. John Medina, los datos puros, sin contexto son muy difíciles de retener a largo plazo para el cerebro.

La Neurociencia nos ha enseñado que necesitamos contar nuestras historias de manera que iluminen la mente y mueva a las personas en la línea que finalmente ocupa la toma de decisiones. La precisión de lo narrado no es el tema central, si no la coherencia. Michael Gazzinga (neurocientífico), piensa que la coherencia narrativa nos ayuda a caminar por el mundo, a saber de donde venimos y a donde vamos, en resumen nos da seguridad, insiste en la importancia de contar y escuchar historias coherentes sobre nosotros mismos.

[jetpack_subscription_form show_subscribers_total=»false» button_on_newline=»false» custom_font_size=»16″ custom_border_radius=»0″ custom_border_weight=»1″ custom_padding=»15″ custom_spacing=»10″ submit_button_classes=»» email_field_classes=»» show_only_email_and_button=»true»]

¿Y qué tiene que ver esto con el marketing?
Todo, es más, no sólo tiene mucho que ver con el marketing, también con la propia gestión empresarial.

En palabras de Scott Bedbrury:

«Una marca es una historia que nunca será completamente contada. Las historias crean el contexto emocional que la gente necesita para situarse a sí mismos en una gran experiencia»

Según Christian Salmon, esta nueva forma de marketing surgió allá por los años 90 en Estados Unidos, y derivó en un marketing destinado a transformar los mensajes que queremos transmitir en historias que nuestros clientes pueden recordar fácilmente, y sentirse identificados con nosotros.

Este nuevo marketing es consecuencia directa de la evolución industrial. Se trata de la superación (o mejor dicho evolución) de la sociedad de la información, la denominada por Rolf Jesen, Dream Society. En un contexto en el cual las capacidades objetivas de la mayor parte de los productos o servicios en competencia entre sí, apenas difieren debido a los grandes avances a nivel de producción y difusión de información actuales, la historia que acompaña a las marcas, se convierte en un valor añadido de gran poder diferenciador.

Estos son algunos de los beneficios directos del storytelling aplicado a las organizaciones, perfiles o empresas :

Tus clientes no compran tu producto o tu servicio. Compran la emoción que les haces sentir y el significado que tiene para ellos tener algo de tu marca.

En resumidas, tu estrategia de Storytelling debe incluir…

  • Los valores de tu marca
  • Un elemento que desencadene emoción en tu público
  • Un lenguaje basado en emociones
  • Las virtudes que tienes como marca, esas que te hacen diferente al resto
  • Algo positivo que les aporte a tu público
  • El enganche para enamorar a tu público hasta el punto que te prefiera entre el resto de marcas de tu competencia

SEGUNDA PARTE DE STORYTELLING: ¿Qué tiene que tener una buena historia?

SUSCRIBETE

[jetpack_subscription_form show_subscribers_total=»false» button_on_newline=»false» custom_font_size=»16″ custom_border_radius=»0″ custom_border_weight=»1″ custom_padding=»15″ custom_spacing=»10″ submit_button_classes=»» email_field_classes=»» show_only_email_and_button=»true»]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *